Discurso del Sr. Presidente de la República - Ceremonia de investidura

Discurso del Sr. Presidente de la República - Ceremonia de investidura


Palacio del Elíseo - Martes 15 de mayo de 2012

JPEG

Señor Presidente,
Damas y caballeros:

En este día en el cual se me inviste con el más alto cargo del Estado, dirijo a los franceses un mensaje de confianza.

Somos un gran país que, a lo largo de su historia, siempre ha sabido superar las adversidades y afrontar los retos que se presentaban ante él. Y en cada ocasión, lo logró, siendo fiel a sí mismo. Siempre en la elevación y la apertura. Jamás rebajándose o renegándose.

Tal es el mandato que recibí del pueblo francés el 6 de mayo: enderezar a Francia en la justicia. Abrir una nueva vía en Europa. Contribuir a la paz del mundo al igual que a la conservación del planeta.

Estoy conciente de la gravedad de las dificultades a las cuales nos enfrentamos: una deuda masiva, un bajo crecimiento, un desempleo elevado, una competitividad deteriorada y una Europa a la que le cuesta trabajo salir de la crisis.

Pero lo afirmo aquí: no hay fatalidad, a partir del momento en que una voluntad común nos anima, que se ha establecido una dirección clara y que movilizamos plenamente nuestras fuerzas y nuestras ventajas. Estas son considerables: la productividad de nuestra mano de obra, la excelencia de nuestros investigadores, el dinamismo de nuestros empresarios, el trabajo de nuestros agricultores, la calidad de nuestros servicios públicos, el resplandor de nuestra cultura y de nuestra lengua, sin olvidar la vitalidad de nuestra demografía y la impaciencia de nuestra juventud.

La primera condición de la confianza recuperada, es la unidad de la Nación. Nuestras diferencias no deben convertirse en divisiones. Nuestras diversidades en discordias. El país necesita un retorno a la paz, necesita reconciliación, unión. El papel del Presidente de la República consiste en contribuir a ello. Hacer que vivan juntos todos los franceses sin distinción, en torno a los mismos valores, los de la República. Tal es mi imperioso deber. Independientemente de nuestra edad, independientemente de nuestras convicciones, independientemente de donde vivamos - en el Hexágono o en los ultramares - en nuestras ciudades como en nuestros barrios y nuestros territorios rurales, somos Francia. Una Francia que no se alza contra otra, sino una Francia reunida en una misma comunión de destino.

Y reafirmaré en cualesquier circunstancia nuestros principios intangibles de laicidad, así como lucharé contra el racismo, el antisemitismo y todas las discriminaciones.

La confianza, es también la ejemplaridad.

Como Presidente de la República, asumiré plenamente las responsabilidades excepcionales de esta alta misión. Estableceré las prioridades pero no decidiré todo, ni en lugar de todos. De acuerdo con la Constitución, el Gobierno determinará y conducirá la política de la Nación. Se respetará al Parlamento en sus derechos. La justicia dispondrá de todas las garantías de su independencia. El poder de Estado se ejercerá con dignidad pero con sencillez. Con una gran ambición para el país. Y una escrupulosa sobriedad en los comportamientos. El Estado será imparcial porque es propiedad de todos los franceses y que no pertenece entonces a aquellos que recibieron la responsabilidad de ejercerlo. Les normas de nominación de los responsables públicos se regularán. Y la lealtad, la competencia, y el sentido del interés general serán los únicos criterios para determinar mis decisiones para escoger a los más altos servidores del Estado. Francia tiene la suerte de disponer de una función pública de calidad. Quiero manifestarle mi reconocimiento y lo que espero de ella y de cada uno de sus agentes. La confianza se encuentra en la misma democracia. Creo en la democracia local y me propongo revivificarla con un nuevo acto de descentralización susceptible de dar nuevas libertades para el desarrollo de nuestros territorios.

Creo en la democracia social, y se abrirán nuevos espacios de negociación a los interlocutores sociales, a quienes respetaré, tanto a los representantes de los asalariados como a las organizaciones profesionales. Creo en la democracia ciudadana, la de las asociaciones y la de los compromisos cívicos que recibirán el apoyo de los millones de voluntarios que se consagran a ellas.

La confianza radica en la justicia en las decisiones. La justicia en la concepción misma de la creación de riqueza. Ya es hora de volver a colocar la producción antes de la especulación, la inversión de porvenir antes de la satisfacción del presente, el empleo duradero antes del beneficio inmediato. Ya es hora de emprender la transición energética y ecológica. Ya es hora de abrir una nueva frontera para el desarrollo tecnológico y para la innovación. Pero la justicia también en la distribución del esfuerzo indispensable. No puede haber sacrificios para unos, cada vez más numerosos, y privilegios para otros, cada vez menos numerosos. Este será el sentido de las reformas que el Gobierno conducirá con la preocupación de recompensar el mérito, el trabajo, la iniciativa, y desalentar la renta y las remuneraciones exorbitantes.

La justicia, será el criterio de acuerdo con el cual se tomará cada decisión pública.

Finalmente la confianza: es a la juventud a quien la República debe acordarla. Le devolveré el lugar que debe ser el suyo, el primero. Este es el fundamento de mi compromiso por la escuela de la República pues su misión es vital para la cohesión de nuestro país, el éxito de nuestra economía. Es la voluntad que me anima para renovar la formación profesional, el apoyo de los jóvenes hacia el empleo y luchar contra la precariedad. Es también la hermosa idea del servicio cívico la que me propongo reactivar.

Damas y Caballeros:

En este día, muchos pueblos, y en primer lugar en Europa, nos esperan y nos observan.

Para superar la crisis que la golpea, Europa necesita proyectos. Necesita solidaridad. Necesita crecimiento. A nuestros socios, propondré un nuevo pacto que combine la necesaria reducción de las deudas públicas con el indispensable estímulo de la economía. Y les manifestaré la necesidad que tiene nuestro continente de proteger, en un mundo tan inestable, no sólo sus valores sino también sus intereses, en nombre del principio de reciprocidad en los intercambios.

Francia es una nación comprometida con el mundo. Por su historia, por su cultura, por sus valores de humanismo, de universalidad, de libertad, ocupa un lugar singular. La Declaración de los Derechos Humanos y del Ciudadano ha dado la vuelta al mundo. Debemos ser los depositarios de ellos y situarnos al lado de todas las fuerzas democráticas del mundo que reivindican sus principios. Francia respetará a todos los pueblos; será, en todas partes, fiel a su vocación que es la de defender la libertad de los pueblos, el honor de los oprimidos, la dignidad de las mujeres.

En este momento en el que se me confiere la responsabilidad de presidir los destinos de nuestro país y de representarlo en el mundo, rindo un homenaje a mis antecesores, a todos aquellos que antes de mí tuvieron la responsabilidad de conducir la República: a Charles de Gaulle que puso su prestigio al servicio de la grandeza y de la soberanía de Francia; a Georges Pompidou que hizo del imperativo industrial un reto nacional; a Valéry Giscard d’Estaing que reactivó la modernización de la sociedad; a François Mitterrand que tanto hizo avanzar las libertades y el progreso social; a Jacques Chirac que marcó su apego a los valores de la República; a Nicolas Sarkozy a quien deseo lo mejor en la nueva vida que se abre ante él.

¡Viva la República!

¡Viva Francia!

Dernière modification : 16/05/2012

subir